Inteligencia Emocional y Felicidad en la oficina

Cuando me preguntaron como se relaciona la felicidad, con Inteligencia Emocional, espontáneamente respondí “Simple, sin Inteligencia Emocional, no hay Felicidad” y para aclarar mi respuesta, voy a iniciar haciendo referencia a la reflexión que el Psicólogo Daniel Kahneman Premio Nobel de Economía, hace entre Felicidad y Satisfacción.  Cuando logramos la casa soñada, la promoción al puesto al que aspirábamos o un mejor salario podemos alcanzar la satisfacción y no necesariamente la felicidad.

La felicidad según Kahneman es social y por tanto descansa  sobre el contacto que tenemos con otras personas; tanto en cantidad como en en calidad.

Hay estudios que revelan que las personas mas felices (no las mas satisfechas), son mas productivas; en general tienen un enfoque mas positivo y se sienten mas motivados a conquistar nuevas metas, sin embargo los esfuerzos de las corporaciones siguen orientados a lograr equipos satisfechos, mas que felices.

Cuando en la organización velamos por una estructura salarial saludable, planes de reconocimiento, planes de carrera, comedores, planes de  desarrollo profesional, identidad corporativa, horarios flexibles, actividades recreativas entre otras cosas, seguimos sumando a la satisfacción de los individuos que conforman la organización. Incluso en muchas de las  Gerencias o Direcciones de Felicidad, se apunta mas hacia el Clima y Cultura Organizacional, que a la emoción de Felicidad.

¿Y entonces que hacer?

Acompañar estos esfuerzos de mejora de clima organizacional con el desarrollo de  la Inteligencia Emocional y Social de los individuos. De esta manera las personas en conocimiento de  sus emociones y la de los otros lograrán  gestionar un mejor relacionamiento. Solo desde la conexión genuina es posible mantener relaciones significativas desde las que se puedan construir experiencias memorables, esas que pueden contribuir a la felicidad.

El contar con un ambiente de trabajo que me haga merecedor del mejor lugar para trabajar, por supuesto que ayuda en el contexto de la relación y no necesariamente ayuda a hacerla significativa. En un mundo cada vez mas colaborativo el lograr una relación significativa, genera una zona de seguridad que abre la puerta al feedback constructivo que me permite integrar mejoras a mis productos y procesos, la re compra y la referencia.

Una persona feliz, es una persona que ha desarrollado su Inteligencia Emocional y este desarrollo inicia su proceso de manera interna; es por esto que la mayor cantidad de actividades que se desarrollan hoy en el mundo corporativo en aras de la felicidad de sus trabajadores son en muchas ocasiones un camino de una sola via, que no necesariamente se traduce en personas felices, aunque si las satisfaga.

En este camino del desarrollo de la Inteligencia Emocional, la primera competencia del modelo de Daniel Goleman que debe desarrollarse y que es base para el fortalecimiento de todas las demás competencias, es la de tener conciencia sobre nuestras emociones. Su objetivo es lograr que la persona logre reconocer cual es la emoción, donde y como se siente en nuestro cuerpo para tomar conciencia de ella y etiquetarla correctamente, permitiéndonos reconocer cuales son los disparadores de nuestras emociones, a fin de poder influir en ellas.

Conscientes de nuestra emoción, podemos avanzar en el desarrollo del segundo grupo de competencias del modelo relacionadas a Auto Gestión: Balance Emocional, Adaptabilidad, Orientación al Logro y Perspectiva Positiva.

En el tercer grupo de competencias destinadas a tener conciencia social, encontramos las competencias de Empatía y Conciencia Organizacional.

Y finalmente llegamos al grupo de competencias relacionadas a la Gerencia del Relacionamiento: Influencia, Gerencia del Conflicto, Actuar como Coach y Mentor, Trabajo en Equipo y Liderazgo Inspiracional.

Y en este último grupo de competencias del modelo, se construye ese relacionamiento significativo que es la base de la Felicidad; esa que logra equipos conectados entre si y conectados con sus clientes.

Competencias IE

¿Como puede saber la organización cuál es el nivel de Inteligencia Emocional de sus Integrantes?

 Cuando una persona es percibida como arrogante, grosera, patán o cualquiera de esos calificativos que muchas veces solo se  pronuncian en los pasillos de la corporación, estamos ante alguien incompetente emocionalmente. Cuando esta persona es un líder, esta incompetencia se correlaciona con resultados financieros pobres, en compañía de una mala gerencia del talento y la inhabilidad de inspirar a su gente a dar lo mejor, es difícil imaginar que este líder logre integrantes felices, dispuestos a dar esa extra milla cuando se requiere.

Es por esto que en el caso de las corporaciones es primordial que sus lideres tengan una alta Inteligencia Emocional, esto tiene una relación directa con la felicidad, salud y por tanto, con los resultados de sus equipos de trabajo. Un Lider con alta Inteligencia Emocional creara mayor compromiso hacia a la organización, un líder con baja Inteligencia Emocional desalentara cualquier esfuerzo que la organización realice -independientemente de los recursos invertidos-, en el logro de la felicidad y por tanto en el alto desempeño de sus equipos.

Un estudio de Korn Ferry Hay Group encontró que los lideres con fortaleza en la primera competencia del modelo “Auto conciencia Emocional”, lideraban equipos de alto desempeño en un 92%, al contrario de aquellos lideres con baja auto conciencia emocional que crearon climas de trabajo negativos, en un 78% de los casos.

En la búsqueda de conocer cual es el nivel de Inteligencia Emocional es importante considerar que la regla general es que, a mayor estatus en la organización, menor será el feedback honesto recibido; resulta entonces conveniente indagar en el nivel de Inteligencia Emocional de los líderes, bajo una metodología de evaluación 360 que proteja el anonimato de la mayor cantidad de evaluadores y la confidencialidad de sus evaluaciones

El ESCI es una herramienta 360 desarrollada por Daniel Goleman y Richard Boyatzis, que aplicada por un experto certificado, permite conocer el desempeño en cada una de las competencias de Inteligencia Emocional y permite crear un plan de trabajo para abordar las areas de mejora.

La organización esta llamada a continuar con las iniciativas por aumentar la satisfacción de los miembros de sus equipos para mantener una posición competitiva en el mercado laboral. En contribución a la felicidad de sus integrantes, acompañe estas medidas con el desarrollo de la Inteligencia Emocional.

Cuando mejoramos la Inteligencia Emocional de nuestros equipos, contribuimos a su Felicidad y mejoramos su productividad.

LOGO SANDRA (1)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s